News

Conoce los detalles de la historia que consternó a toda la ciudad

Ya han pasado varios días de que varios medios de la Ciudad de México y nacionales dieran a conocer la noticia sobre la muerte de tres niños, su mamá y su abuelo tras haber ingerido una gran cantidad de medicamentos para poner fin a la pesadilla que se había convertido su vida

La historia en cuestión se produjo en un domicilio de San Jerónimo, en la Delegación Magdalena Contreras, después de que la mamá, Mireya Agraz, de 38 años, no pudiera soportar que Cristina Espinosa Roselló, la Juez 10 Familiar, determinara otorgarle la guardia y custodia de sus tres hijos a Leopoldo, el papá, con quien mantenía una pelea legal desde el 2011.

Fue tan duro el revés que recibió, que Mireya optó por negarse a acatar la resolución de la juez, dejó de llevar a sus hijos a la escuela e incluso los mantuvo escondidos en su casa.

El miércoles pasado, Mireya, así como sus tres hijos, el mayor, de 10 años y dos gemelas de 6, al igual que los abuelos maternos, ingirieron una gran cantidad de medicamentos, cóctel que le provocó la muerte a todos, menos a la abuela, Rosa María.

Lo sucedido en esa casa de San Jerónimo de inmediato se hizo noticia y se pudo conocer a detalle el ambiente de hostilidad en el que se había producido la separación de Leopoldo y Mireya, él fue señalado de presunto abuso sexual, mientras que ella de supuesta alienación parental.

“La decisión de Mireya estuvo motivada por el acoso de su exesposo, al que incluso habían denunciado por presunto abuso sexual de los menores”, declaró Jesús Mora Larrizabal, uno de los abogados de Mireya.

Los cuerpos de Mireya y su padre fueron velados el fin de semana al sur de la Ciudad de México, mientras que los cuerpos de los tres menores fueron velados en un lugar diferente.

En cuanto a la abuela, ya dejó terapia intensiva, pero continúa internada en un hospital cercano a la zona de San Jerónimo.

Facebook Comments

Deja un comentario