News

Dan a conocer los motivos por los que Mireya Agraz perdió la custodia de sus hijos

El noticiero ‘Imagen Noticias’, encabezado por Ciro Gómez Leyva, pudo conocer la sentencia dictada el 25 de febrero del 2016 por la jueza Silvia Araceli García, quien fue la encargada de suspender la patria potestad a Mireya Agraz Cortés de sus tres hijos.

En el documento se lee que la jueza determinó quitarle la custodia de sus hijos a Mireya tras estudiar las declaraciones que dio su exesposo, Leopoldo Olvera, en las que señalaba que ella le había dicho que prefería matarlo antes de permitirle que sus hijos vivieran con él.

Esos comentarios, además del antecedente de intento de suicidio que tuvo Mireya en febrero del 2006, fueron los motivos principales por los que la jueza determinó otorgar la custodia de los tres pequeños a su padre.

También basó sus conclusiones tras desestimar las acusaciones de abuso sexual que Mireya realizó en contra de Leopoldo, al asegurar que ninguno de los tres niños presentaba síntomas de abuso, así como tampoco fue detectado que él padeciera un trastorno de la sexualidad.

“Es una persona entusiasta que se deja llevar por las emociones del momento, llegando a actuar de forma impetuosa y aventurada, sin pensar claramente en las consecuencias de sus acciones. No se encontraron elementos que indiquen un trastorno de la sexualidad”, se puede leer en los estudios psicológicos realizados en octubre del 2012 a Leopoldo por parte del Servicio México Forense de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.

A pesar de estos apuntes, en el mismo documento Silvia Araceli García reconoció que cuatro psicólogos evaluaron a los tres menores, arrojando como resultado que el hijo mayor sí tenía síntomas de haber sido objeto de abuso sexual.

“El niño presenta manifestaciones emocionales como consecuencia de la violencia sexual vivida”, “Los instrumentos y técnicas señalan al padre como generador del abuso”, se puede leer en los dictámenes realizados por los psicólogos Marisol Contreras y Omar Isidro Isaí.

La jueza dio a conocer que decidió no tomar en cuenta estos dictámenes porque no existían pruebas de que el abuso fuera realizado por parte del padre.

“No son prueba fehaciente para poder determinar en primer lugar que el padre violentó sexualmente a su hijo, dado que no existe evidencia científica que así lo indique”, señaló la jueza.
El miércoles pasado, Mireya, así como sus tres hijos, el mayor, de 10 años y dos gemelas de 6, al igual que los abuelos maternos, ingirieron una gran cantidad de medicamentos, cóctel que le provocó la muerte a todos, menos a la abuela, Rosa María.

Facebook Comments

Deja un comentario