El 15 de marzo pasado fueron brutalmente asesinadas Graciela Cifuentes y Gratziella Sol Cifuentes, su hija, cuando se encontraban en un domicilio temporal en la Colonia Santa Rosa Xohiac, en la Delegación Álvaro Obregón.

El asesinato de las dos mujeres, quienes formaban parte de la UNAM, ya está siendo investigado por las autoridades, mientras que la institución educativa exige resultados y que se haga justicia.

“Ante los lamentables acontecimientos en los que perdieron la vida Gatziella Sol Cifuentes Pezuela, alumna de la Facultad de Arquitectura, y su madre, la fotógrafa Graciela María de la Luz Cifuentes Gómez Pezuela, quien coordinó cuatro diplomados de actualización y educación continua en fotografía arquitectónica, esta Facultad se pronuncia enérgicamente en contra de este tipo de actos de violencia”, se puede leer en un comunicado.

El texto continúa con un llamado a esclarecer lo sucedido.

“Aun cuando los mismos ocurrieron fuera de nuestras instalaciones universitarias, solicitamos a las autoridades competentes continúen las investigaciones de este homicidio hasta su total esclarecimiento y el castigo a quienes resulten responsables”, concluye el comunicado.

Las dos mujeres fueron estranguladas, recibieron 10 heridas con un cuchillo, fueron quemadas, mientras que Sol fue violada en repetidas ocasiones.

Hasta el momento se desconoce quién pudo cometer este atroz crimen, aunque las investigaciones apuntan a alguien del círculo cercano de las víctimas.

Facebook Comments

Deja un comentario